Se trata de un programa piloto implementado en el Servicio Penitenciario Federal, basado en la experiencia de la hermana Pauline Quinn y el proyecto “Dog Prision Program”, cuya finalidad es capacitar a internos en el adiestramiento de perros de servicio para ayudar a personas discapacitadas.
El Poder Ejecutivo Nacional destinó en los últimos cinco años más de 1.000 millones de pesos para la construcción de nuevos establecimientos penitenciarios que estarán dotados de tecnología de avanzada para el tratamiento y la reinserción de las personas privadas de la libertad.
Se creó el Departamento de Sustentabilidad Ambiental y Gestión del Riesgo de Desastres, cuya responsabilidad es elaborar políticas que promuevan un ambiente sustentable y generar acciones que contribuyan a prevenir, mitigar y dar respuesta ante situaciones de emergencia o catástrofe.